Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

El Pez

Una vez soñé con un pez. Un pez de cola larga, escamas amarillas y ojos saltones. Estaba sentado en mi sofá, mirándome... No sé exactamente cómo, pero sentía su mirada de reproche, como si yo mismo lo hubiese sacado del mar. ¿Qué hacia un maldito pez en mi salón y cómo seguía vivo? Ni siquiera hay mar ni ríos en esta ciudad. No volví a comer pescado.
Siempre he tenido sueños raros, desde pequeño. Cada mañana le contaba una nueva historia a mi madre, la cual estaba harta de mi. Porque claro, la gente no suele recordar sus sueños, al menos no todas y cada una de las noches, algunos ni siquiera sueñan tanto. Pero aquí, el niño prodigio, si así se me podía considerar, recordaba con todo detalle los disparatados y a veces amargos sueños que tenia cada noche. Mi madre escuchaba pacientemente la nueva locura del día, como si de las noticias de la mañana se tratara y cuando finalizaba, me daba un beso en la frente y me soltaba “solo ha sido un sueño, cariño” y no os voy a mentir, me tranquiliz…