Ir al contenido principal

El Pez

Una vez soñé con un pez. Un pez de cola larga, escamas amarillas y ojos saltones. Estaba sentado en mi sofá, mirándome... No sé exactamente cómo, pero sentía su mirada de reproche, como si yo mismo lo hubiese sacado del mar. ¿Qué hacia un maldito pez en mi salón y cómo seguía vivo? Ni siquiera hay mar ni ríos en esta ciudad. No volví a comer pescado.
Siempre he tenido sueños raros, desde pequeño. Cada mañana le contaba una nueva historia a mi madre, la cual estaba harta de mi. Porque claro, la gente no suele recordar sus sueños, al menos no todas y cada una de las noches, algunos ni siquiera sueñan tanto. Pero aquí, el niño prodigio, si así se me podía considerar, recordaba con todo detalle los disparatados y a veces amargos sueños que tenia cada noche. Mi madre escuchaba pacientemente la nueva locura del día, como si de las noticias de la mañana se tratara y cuando finalizaba, me daba un beso en la frente y me soltaba “solo ha sido un sueño, cariño” y no os voy a mentir, me tranquilizaba escuchar y saber que un pez no aparecería en el sofá de mi casa.
Con el tiempo, convertí esa curiosa “facultad” en mi profesión. Empecé a publicar libros con recopilaciones de mis sueños, con títulos infantiles como Las aventuras del pez o Los sueños, sueños son, y títulos menos infantiles como Cada noche me enamoras.
Tuve una adolescencia difícil, como todos supongo. Cuando en plena pubertad sueñas cada noche con una de tus compañeras de clase y para qué engañaros, con algún que otro compañero y recuerdas cada detalle del - para nada inocente – sueño, se vuelven un poco complicadas las relaciones personales. Como bien dijo una noche en mis sueños Ethan Hawke en un perfecto español: “Para qué engañarte, solo quiero follarte”. Creo que se lo decía a mi madre... Freud hubiese pagado su peso en oro por psicoanalizarme, estoy seguro.
Pero hoy, después de 34 años y unas 12410 largas noches con sus respectivos sueños, un 9 de febrero de 2015, no he soñado con absolutamente nada. Negro. ¿Se puede soñar con un color? No lo creo. Puedes soñar con un arcoiris, con cielos azules o tormentas grises, con largos desiertos dorados o ríos verdes contaminados pero no con un color y menos el negro. Ausencia de luz, de sueños. Nunca me he despertado tan asustado como hoy, ha sido peor que una pesadilla, ha sido soledad y silencio. Las palabras de mi madre ya no servían como consuelo porque no había sido solo un sueño, no había sido absolutamente nada.
Ahora me da miedo dormir, me da miedo la oscuridad. El efecto del café pasará y los párpados se cerrarán y no podré hacer nada, las crueles garras de la noche me arrastrarán al infierno que me supone una noche sin sueños. Mi trabajo, toda mi vida se ha basado en mis sueños. ¿Cómo puede la gente vivir así? ¿Qué sentido tiene vivir si 8 horas cada día desaparecen engullidas por un negro aterrador?
Quizás no vuelva a pasar, mañana me despertaré recordando a un pez en mi sofá. Eso es, no volverá a pasar, debería dormir, descansar y soñar, soñar mucho. Una nueva aventura de la que escribir, claro que sí. Creo que tenia pastillas para dormir en algún sitio. Con la cantidad de café que he ingerido una sola pastilla no valdrá. Tomaré un par. O tres. Eso bastará. Pero tengo tanto miedo, no quiero que la oscuridad me absorba... - Otras dos - Me he despertado temblando, no quiero vivir así... - ¿Me he tomado las pastillas para dormir? Creo que no, me tomaré un par. - Prefiero no despertarme jamás... - No me hacen efecto, una más. - Si se trata de elegir, prefiero la oscuridad eterna...

No me quedan pastillas para dormir, pero parece que la cafeína ya no me hace efecto. Se me cierran los ojos, será mejor que me vaya a dormir y con suerte, soñar...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi lista de lectura para #LeoAutorasOct

Ya es octubre y llegan muchas iniciativas que tienen que ver con el arte, el dibujo, la escritura y como no, la lectura. Al igual que el año pasado, este me animo a participar en #LeoAutorasOctcon una pequeña lista de libros que tengo pendientes y que me muero por leer. Un lista constituida únicamente por mujeres que comparto con vosotros para animaros a uniros también y disfrutar de un mes donde adentrarse en la mirada femenina del arte tan oculta y marginada.

Mi lista de libros:


   Una habitación propia. Llevo un año entero atrasando esta lectura por unas cosas u otras y creo que este mes es el perfecto para finiquitarlo, por todo lo que representa, tanto el propio libro como su escritora. Una habitación propia recoge de forma escrita una charla que realizó Virginia Wolf sobre las mujeres y la literatura. Y lejos de quedarse atrás, la transformó en toda una reivindicación por la igualdad.

   El señor de las sombras. Si el año pasado decidía leerme Lady Midnight, este elijo continuar la h…

Especial frases: Cazadores de sombras. Renacimiento.

Mientras pongo a punto la reseña de El Señor de las Sombras,  y siguiendo con la obra de escritoras, os traigo una pequeña recopilación de las frases que más me han gustado de este libro y del primero: Lady Midnight (la cual ya tiene reseña). He de decir que la cantidad de frases del primer libro es bastante mayor que del segundo pero aún así, espero que os guste. 
   Lady Midnight:
   >"—Malcolm, esto no es una historia de amor. —Toda historia es una historia de amor."
   > "—El amor no es perseguir a alguien hasta el aeropuerto —insistió Julian. Se inclinó hacia delante, y Emma vislumbró el borde de su Marca de parabatai en la clavícula, sobre el cuello de la camiseta—. El amor significa que ves a alguien. Eso es todo."
   > "En adelante, sería él quien sujetara a Mark. No era lo que se había imaginado, ni lo que había soñado, pero era la realidad. Era su hermano. Abrazó con fuerza a Mark y ajustó su corazón para soportar esa nueva carga."
   &g…

Escenas y frases de "La elegida de la Muerte" #SPOILERALERT

Después de la reseña que hice sobre La elegida de la Muerte, he de decir que me quedé sin decir varias cosas por no hacerles spoiler a los posibles nuevos lectores. Pero he decidido hacer esta pequeña entrada dirigida a todos aquellos lectores que ya habéis disfrutado de la obra de Virginia Pérez de la Puente, mi autora adoptada en la iniciativa AdoptaUnaAutora, y queráis comentar conmigo alguna de las escenas  que, por lo menos a mí, me causaron más desconcierto, tristeza y emoción. Entre ellas, os dejaré algunas de las frases que más me gustaron. (¡Podéis añadir las vuestras en los comentarios!).


SPOILER ALERT
El sexo y las tetas de Issi.
Empecemos por lo más turbio y humorístico, si así podemos considerarlo. Algo que se repite y mucho a lo largo del libro es la "bromita" sobre los pechos prominentes de Issi. Keyen es el que más abusa de esto pero si no recuerdo mal, no es el único. Yo lo veo bastante innecesario y a mí personalmente no me hace gracia. Pero aunque así fuera,…